EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde


Deja un comentario

TRANSFIGURACIÓN

TRANSFIGURACIÓN

 

Génesis 15, 5-12. 17-18

Dios hace alianza con Abrahán, el creyente

En aquellos días, Dios sacó afuera a Abrán y le dijo: “Mira al cielo; cuenta las estrellas, si puedes.”

Y añadió: “Así será tu descendencia.”

Abrán creyó al Señor, y se le contó en su haber.

El Señor le dijo: “Yo soy el Señor, que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte en posesión esta tierra.”

 

Salmo  26

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?

El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?

 

Filipenses 3, 20-4, 1

Cristo nos transformará, según el modelo de su cuerpo glorioso

Hermanos: Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo.

Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo.

 

Lucas 9, 28b-36

Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos.

 

TABOR

 

Los tres vieron la luz

 Por un momento

Quedando deslumbrados,

Queriendo pernoctar

En  tan hermoso trance,

Tú  ser transfigurado.

 

Mas, antes de la Luz,

Tiempos de Dios,  que exigen

Esperanza y espera,

Bajar  de la montaña,

Trabajar para el Reino.

 

La voluntad del Padre,

El abandono incierto

Al miedo y al dolor

Con la cruz abrazada,

El Cáliz en el Huerto.

 

Ramón

 

Anuncios