EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde


Deja un comentario

PRIMAVERA PASCUAL

PRIMAVERA PASCUAL

 

Primavera,

Pascua primera,

Noche de luz señera

De prima luna

 

Pasos sobre la sal

Cruzando el mar

Roja señal de sangre,

Pascua,

De libertad

 

Ramón

Anuncios


Deja un comentario

PUES AUNQUE ELLA TE OLVIDE, YO NO TE OLVIDARÉ

“PUES AUNQUE ELLA SE  OLVIDE,  YO NO TE OLVIDARÉ”

 

Isaías 49,8-15

Te he constituido alianza del pueblo, para restaurar el país

Así dice el Señor: “En tiempo de gracia te he respondido, en día propicio te he auxiliado; te he defendido y constituido alianza del pueblo, para restaurar el país, para repartir heredades desoladas, para decir a los cautivos: “Salid”, a los que están en tinieblas: “Venid a la luz.” Aun por los caminos pastarán, tendrán praderas en todas las dunas; no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el bochorno ni el sol; porque los conduce el compasivo y los guía a manantiales de agua. Convertiré mis montes en caminos, y mis senderos se nivelarán. Miradlos venir de lejos; miradlos, del norte y del poniente, y los otros del país de Sin.

Exulta, cielo; alégrate, tierra; romped a cantar, montañas, porque el Señor consuela a su pueblo y se compadece de los desamparados. Sión decía: “Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado.” ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.”

¿PUEDE HABER BELLEZA, ESPERANZA, HERMOSURA, BONDAD,  MÁS GRANDES QUE ESTA LECTURA?

Comentaba hoy el padre Juan Esquerda:

“Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia” (Evangelii Gaudium, n.3).

Qué suerte tenemos, cuántas gracias hemos de dar cada día por tener a un Dios tan grande y tan cercano, “a un susurro de distancia”; por tener a un Dios Padre y Madre; por tener a un Dios  Cristo, hermano,  de nuestra carne, de amor tan grande, incomprensible y misterioso que se nos escapa, pero, aún sin entenderlo, nos enamora, definitivamente, definitivamente.

 

Ramón