EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde


2 comentarios

SED DE DIOS

SED DE DIOS

 

 

El alma se me escapa de las manos

Como el agua en la arena del desierto

Mi corazón sediento busca incierto

Desasirse de sentimientos vanos

 

Encontrar agua viva en un torrente

Donde el alma se sacie de dulzura

Con aguas cristalinas y tan puras

Que laven corazón, ojos y mente

 

Me he roto el corazón con mis locuras

Y debo remendarle con presteza

No cediendo indolente a la pereza

 

Sé muy bien que eres Tú la hermosa fuente

Que colma los anhelos de mi alma

Buscaré siempre en Ti consuelo y calma

 

R.F.

 

Anuncios