EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde


2 comentarios

MIRAR

MIRAR

 

Por doquier nos envuelve

La presencia de Dios

Él nos sale al encuentro

En cada encrucijada

¿Cómo educar los ojos?

¿Desde dónde mirar?

O como Bartimeo

Debería gritar

¡Jesús, el Nazareno!

¡Que vea, ten piedad!

 

“Tu fe te salva,  ve”

Dijo al de Jericó,

Y recobró la vista

 

La fe nos acomoda

Los ojos para ver

A Dios en otros ojos

 

En el vasto universo,

En el Sol que sonríe

Calienta e ilumina,

En la luna de plata

Que inspira a los amantes,

En millones de estrellas

Que brillan rutilantes.

 

La fe cual rayo de luz

Que penetra  en el cristal

Me hace ver el infinito

Universo celestial,

 

Y el universo cercano

Del corazón del hermano

 

 

R.F.

Anuncios