EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde