EN LAS DOS MANOS DE DIOS

Dios siempre está cerca, aunque a veces se esconde


6 comentarios

AGUA VIVA

 

detalle_jes_s_y_la_samaritana

AGUA VIVA

 

Tu eres Jesús, que cansado y sudoroso pediste agua a la Samaritana,

 y a cambio le ofreciste agua viva.
Me ofreces agua viva para mi sed de vida eterna, me ofreces tu mano para guiarme, tu compañía, tu palabra para confortarme, tu mirada para iluminarme. ¿Qué me puede faltar? Sólo tú tienes palabras de vida eterna, de amor, de paz interior, de felicidad verdadera.
De momento quiero vivir contigo, al lado, y, espero que tú me vayas diciendo, y, …claro está, corrigiendo.
Te amo, me da infinita vergüenza decirlo, porque sé que es un amor paupérrimo, lleno de infidelidades y caprichos, y, sobre todo de olvidos, que es lo que más me avergüenza. Aun  así te amo, ¿adónde iría sin Ti?
Todo lo bueno que conozco, que creo, que siento y que da sentido, paz y felicidad a mi vida procede de ti, Señor, de tu gracia, de tu palabra, de tu amor inmenso que desborda todo lo que toca y, graciosamente, gratuitamente lo transforma en vida, en amor, en paz, en tu reino maravilloso.

 

Ramón Fernández

 

Anuncios